9/5/07

Seminario Industrias culturales


Ver el programa.


2 comentarios:

mauricio flores dijo...

Tuve la oportunidad de asistir a la mesa inaugural de este evento. En realidad, no habia planeado asistir a esta primera mesa, por lo que no guardaba expectativa alguna con respecto a ella, salvo la calidad que podia imaginar que tendria a partir de los participantes. Sin embargo, luego de una hora de escucharlos hablar me quedo con una gran incognita... ¿Cual es el sentido de las ponencias inaugurales? Es decir, ¿sirven de algo realmente?... A primera, vista funge como una suerte de introducción a este gran debate entre la comunidad academica que, de tanto en tanto, deja de ser una red difusa de relaciones... A partir de su convocatoria masiva, los seminarios como este, se constituyen en un espacio puente con aquellas disciplinas ajenas con las ciencias sociales y aquellos a quienes solo los convoca el interes en un tema en particular... Asi, las mesas inaugurales justifican la existencia del evento frente a los asistentes y esbozan los lineamientos generales para el analisis de un objeto en particular... como toda mesa debe aportar algo, obvio... pero, que se puede esperar cuando la primera mesa se construye de retazos... cuando solo es el pobre adelanto de ponencias posteriores o el reciclaje de temas ampliamente tratados... la mesa se desarticula y queda a la merced de la capacidad de improvisacion de unos protagonistas ya muy seguros de si mismos, que pretenden encandilar a la audiencia con un gesto peregrino... el brillo de las lentejuelas de esa vedette en la que a veces puede quedar reducida la elite intelectual de nuestro pais... el desarrollo de ideas queda desplazada por el gesto complice... por los deseos afirmativos de la clase media, expresados en esta dinamica de te tias... En la criollada de "pasar piola" frente a un publico "que de hecho ni se da cuenta", cuya capacidad critica se limitaria a la adoracion de la vaca sagrada. El debate adopta una dinamica de "corte" donde el cuerpo busca transmitir una identificacion subalterna con aquello que ha adoptado como su modelo.... ¿Como hemos llegado a esto?... ¿quien tiene la culpa?... ¿el brother que cree ser inteligente porque respondió a los guiños de la luminaria?, ¿o el ponente que cree poder desmayar a la audiencia solo con el "trino" de su voz?... ¿que sentido tiene entonces una mesa inaugural como esta mas allá del regodeo "farandulero"?... Al finalizar, alguien por ahi comento que dicha mesa era el mejor ejemplo de una industria cultural... quizas no este lejos de tener la razon.

Hugo dijo...

Comentario aparte sobre esto de las industrias culturales: me da curiosidad la actual lejanía de los temas industriales, y productivos en general, que muestran intelectuales que ayer seguramente habrían estado en capacidad de discutirlos.

No sé, a veces me parece que todos estos temas culturales son pragmáticamente desmerecidos por sus propios voceros, ya que en la práctica resultan espacios "refugio" que el académico asume para tener algo de qué hablar (y si se puede hablar con la bendición de ser o de seguir a una vaca sagrada, mejor).

Qué silencio desgarrador este que muestra "la intelectualidad" sobre temas que en horas pasadas eran la comidilla de sus debates. Dejan ganar por walkover a los gurúes locales de la eficiencia y el liderazgo, esos que parecen creer que pisando carbón se mantiene un Estado, y que cerrando los ojos a la pobreza se gobierna bien (su visión de buen gobierno es cotizar un buen cierre anual de presupuesto).

Tal parece que tratar temas como el Estado, el gobierno y sobre todo cómo hacer administrativamente viable la marcha de las cosas, ya no figura en la wishlist de los intelectuales peruanos (a propósito de la "máquina de deseos" que menciona el afiche).