1/7/08

¿seguridad ciudadana?

la seguridad ciudadana se ha convertido en uno de los grandes temas no solo del debate público, sino académico, etc etc. (a pesar de muchos). Pero de forma paralela, se han empezado a plantear una serie de criticas que se resumen en que bajo estos discursos se encuentran prácticas de segregación urbana y espacial, discriminación, eliminación de los espacios de contacto (o mejor dicho, la eliminación del "posible" contacto que antes aparecía como condición del surgimiento del espacio público), etc.

Via el sitio de kinua (en donde hay varios post al respecto) me encuentro con este video, que lleva de nombre "Siéntanse Seguros".



Lo irónico resulta en que evaluaciones de los sistemas de "videovigilancia" en muchas ciudades aparece que estos sistemas simplemente no funcionan (falta de personal, poca profesionalización, y un largo etcetera) lo cual nos obliga a dudar sobre esa idea del "gran hermano" en que se ha convertido la "seguridad ciudadana".

sin embargo, los "efectos" de estas políticas han quedado solo en una mirada en donde lo importante es si "bajo o subió" la tasa de homicidios, criminalidad, arrestos, y un largo etcetera.

lo cierto, es que presenciamos un clima en donde hasta "chanchitos de colores" son un peligro.




proyecto "chanchocracia" (Guayaquil 2005). X. andrade dice:

El documento aludía a las figuras de cerditos pintadas desde meses atrás en las vías públicas, inadvertidas hasta el momento, como evidencia codificada de una matanza en proceso que tendría lugar en los recintos educativos de Samborondón. Mientras el sentido de seguridad de su población viene dado por un entorno físico patrullado, y su homogeneidad de clase y étnica, el pánico cundió y una ola de declaraciones de autoridades y madres de familia de la zona llevó a cerrar instituciones educativas para proteger a los potenciales objetivos de tamaña empresa. (...) En el contexto descrito, la vida social de los cerditos fue vertiginosa, risible pero también deleznable. Septiembre: nacen en el campo del diseño gráfico y el mercadeo para pasar a ser pintarrajeados como una intervención de arte callejero. Octubre: se transforman en un comentario sobre la democracia en tiempo de elecciones. Diciembre: devienen en un accesorio clave dentro de una ola de histeria colectiva. El lado cómico de esta historia tiene que ver con la ingenuidad originaria del proyecto y el sensacionalismo ilimitado de la televisión. Si risa provocaba, por lo ridículo, ver a los reporteros al borde de un ataque de nervios, tristeza causan, en cambio, el lenguaje clasista bajo el cual los chanchitos fueron enmarcados, los estigmas existentes sobre los jóvenes de estratos populares, y, la gradual abolición del espacio público en Guayaquil. Finalmente, compelidos legalmente a cubrirlos con pintura, sus autores delinearon a brochazos otra fantasmagoría: aquella que nos recuerda que las paredes que alguna vez fueron apropiadas para expresar ideas son ahora meros dispositivos de un sentido del “ornato” tan perverso como la propia idea de una ciudad amurallada.

Ver tambien:
x. andrade. Mas ciudad, menos ciudadania: renovacion urbana y aniquilacion del espacio publico en guayaquil.
x. andrade. Jovenes en guayaquil: de las ciudadelas fortaleza a la limpieza del espacio publico.

1 comentarios:

Hugo Muller Solon, Abogado, Ex - Defensor del Policia dijo...

Hola los invito a leer este blog dedicado exclusivamente a la Seguridad Ciudadana en el Perù, si te interesan estos temas puedes encontrarlos en esta direcciòn:
http://blogdehugomuller.blogspot.es/